Un poco de poesía

LORY ANGELES

Psicoanalista

Estás ahí, con tu mirada

tu voz y tu presencia.

Transformando la atmósfera,

combinando los perfumes,

desapareciendo el tiempo.

 

Erudito en el lenguaje,

me llevas en la nave de la imaginación inacabable

a los mundos inventados que erotizan los sueños guardados

más allá de mi inconsciente atesorado.

Estás ahí en la escena de los placeres,

exquisito platillo que estimula mis sentidos,

que se pierden y se mezclan

en el mundo de las pasiones, las sensaciones, los sin sentidos.

Siempre tú, atrapando mi existencia,

preso de mi amor eternamente,

moviendo mi deseo al infinito,

sabio, seductor, encantador, inteligente.

Besos y nada más.

 

Parte I.

Besos en lo público y en lo privado, en la luz y la oscuridad, besos en silencio y besos sonoros, besos con alma y besos con cuerpo, vivos, cada vez más vivos nunca muertos.

 

Besos húmedos y besos secos, besos largos, roce de labios, infranqueable conexión.

 

Besos de enamorados y besos de amantes, besos que dicen algo y besos que prometen despedida, intimidad donada contra extimidad relegada, besos sentimentales y besos eróticos, fuego y hielo, mar y desierto, beso infinito contra microbeso, poesía y vulgaridad, coloquio de dos transmutado en uno, beso de cuerpo y cara al otro, beso del primer deseo, beso de muerte al último contacto, caricia y golpe, sublimación y terrenalidad, lenguaje de mudos, valle de flores y campo de avispas, besos iracundos como besos cómicos, eternidad en los límites de lo perverso, anhelo de verdad, besos, por demás besos.

 

 

Parte II

Besos dados, recibidos y otorgados, besos desplazados, rechazados y negados; besos anunciados y besos inesperados, besos de timbre y alarma, besos al vacío, besos con pronombres posesivos, besos adjetivados y sustantivados, besos en verbo presente bien presentados. Besos lingüisticos y de lengua dialectal, beso particular y beso universal, besos con punto y coma, besos escritos en calibrí y en tinta del siglo XVI, beso perenne y beso fugaz, besos, nada más que besos.

        

 

Parte III.

El beso específico, no el cotidiano, no el conocido, no el denominado en la pura cotidianidad, mucho menos el del común de la monotonía, ese beso carente de pasión; el beso específico, ese que hace eco, inolvidable, fresco, fecundo, directo, ese beso de nervio y tormenta, aquel que envuelve pánico aun ante el factor de no ser rechazado, beso que envuelve, que no detiene el tiempo sino lo apropia, beso que se sublima por su acontecimiento, beso específico como primicia entre la fusión con el beso del amante, se manifestará en el afán de la perpetuidad.

 

Parte IV.

Beso, kiss, baiser, bacio, beijo, kuss, Kuß, puthje, öpmek, kisu, qúbla, bes, kys, poljub, kiso, suudlus, aspazmos, neshika, osculum, pot, csók, pocalunek, bico.

Dicho en tantas formas y dado de muchas maneras, al final siempre preciso en tiempo y espacio, necesario y siempre universal.

 

 

Parte final.

No hay mayor tibieza en un beso que no comienza con la mirada nerviosa y termina con la sonrisa tímida, es como un diálogo exento de palabras; la química de los cuerpos experimentada en la antesala del beso es el prólogo de cierto y anhelado éxtasis, para besar nacimos y morimos para inmortalizarlo.

 

¡Cuidado con aquel que busque el beso que no es enamorado!, el beso no es cosa ni objeto, es razón y motivo y aquel que incurra en su violación es un criminal que ya esta condenado a vivir sin haber conocido a Eros.

 

El beso no es objeto, es uno a dos caras, dos tintas creando un solo verso, diferente, excelso, único e inigualable.

 

Es proximidad entre universos y conjunción en su consumación, unidad entre opuestos, manifestación de uno motivado por el otro, aperturado a la exigencia de la aceptación.

 

Se necesita estar vivo, en extremo humano y verdaderamente loco, el beso no entiende la normalidad, es de un silogismo perfecto y de tierna alienación.

 

La fusión del beso es acto y potencia proclive a la unidad en dualismos fragmentarios, besar-actuar, actuar-besar es hacer para vivir sin desperdiciar.

 

 

Es aventurar un terreno desconocido en la geografía de los labios, hay que abrirse paso y vía en la comisura de los labios.

 

Emprendido éste viaje me quedo por el camino, acepto la imposibilidad de continuar con la tarea que pertenece a los poetas y a los dioses, una mano mortal solo yace en el atrevimiento pero no en la finalidad, jubiloso resta el tiempo si la ligadura de humildes letras ha motivado el retorno del tesoro infinito: el beso.

 

Oliver Gustavo Navarrete Silva.

 

 

Poemas

Un poco de poesía LORY ANGELES Psicoanalista Estás ahí, con tu mirada tu voz y tu presencia. Transformando la atmósfera, combinando los perfumes, desapareciendo el

Leer más »

Nuestros artículos

A propósito de las nuevas masculinidades. MONÓLOGO AL HOMBRE. ψ. Victor Lennin Morales Navarro. Tabasco, México 2005. la-buenarelacion@hotmail.com Ahora que reflexiono sobre ¿qué es ser

Leer más »

Qué es el VIH SIDA

Introducción VIH significa virus de la inmunodeficiencia humana. Éste daña el sistema inmunitario mediante la destrucción de los glóbulos blancos que combaten las infecciones. Esto

Leer más »

Lecturas diversas

TEXTO PENDIENTE Querida señora.   Marco Antonio Aragón Arias.   Le digo querida porque, aun cuando nunca nos hemos tratado, ya le tengo cariño. Le

Leer más »

Una mirada al interior

Fuego y bronce: Hacia una estética del Infierno en torno a Dante y Rodin.
Mtro. Oliver Gustavo Navarrete Silva
Filósofo y Psicoanalista.

A modo de introducción:
Desde la antigüedad, el mito ha conformado parte esencial en las creencias del hombre, su vivencia cotidiana y su referente a la trascendencia tuvieron su punto de partida en el deseo de dar respuestas a ciertas interrogantes, sobre aquello que le era –por así decirlo- invisible pero que manifestaba cierta curiosidad, como lo fuera la pregunta por lo creado o lo que está más allá después de la muerte.
Como bien sabemos, distintas culturas alrededor del mundo han hecho uso de este recurso, pareciera que muy a su estilo de cada cultura, se recreaban esas interrogantes conformando deidades o figuras personificadas que respondían a los sucesos de la vida de cada persona .
Occidente tuvo en este sentido, su punto de partida en la cultura griega, sobre todo en el saber filosófico, pues consideramos que, en efecto, la filosofía tiene su principio con los pensadores griegos; el mismo Platón hacía uso de este recurso alegórico en sus famosos escritos denominados Diálogos, recordemos el más común que es el de Mito de La Caverna, o por ejemplo el mito de La Auriga también denominado Carro alado.
No obstante, la mitología no solo tiene su nombre propio como concepto, etimología o práctica cultural, también lo tiene como herramienta del saber, reiteramos lo que se mencionaba anteriormente, cada cultura ha hecho expresa su necesidad de responderse a dichas interrogantes metafísicas y cada cultura ha conformado sus propios escenarios, lo cual profundiza en el mito su manifestación con respecto a la infinitud, por ello, Lluis Duch considera que el mito es inseparable al logos, es decir, a la razón, pues se manifiesta como modo de conocimiento.
Ahora bien, el mito ha sido al mismo tiempo un instrumento eficaz para los artistas , se han plasmado desde la escritura hasta la pintura los retratos, según cada estilo artístico, de aquellas figuras protagónicas de los relatos míticos, y en ocasiones ha logrado entablar un diálogo entre lo metafórico y lo real, con la pretensión de generar una narrativa estética, dicho de otro modo, para sublimar las cuestionas más profundas, y así, poder sortear sus abismos.

Leer más »