A propósito de las nuevas masculinidades.

MONÓLOGO AL HOMBRE.

ψ. Victor Lennin Morales Navarro.

Tabasco, México 2005.

la-buenarelacion@hotmail.com

Ahora que reflexiono sobre ¿qué es ser un hombre?, me viene a la mente, el primer día de nacimiento que todos tenemos, donde algunos de tus familiares se emocionan, a otros les da igual, pero lo que sÍ sucede es que nuestro padre y madre dan gracias a un dios, virgencita, santo o partido político, del no haber nacido mujer, ya que sino “sufriría más por esta vida y pobrecito de mí”.

De ahí llevamos la primera marca del machismo, mismo que cruzara nuestra vida en distintas ocasiones.

Uno como padre dice: “más vale que mi gallo corra por sus gallineros, a que corran por el mío”, en fin.

-Esto también lo dice un hombre.

Pero de ahí en adelante, seguirán, seguirán y seguirán… enviándote mensajes toda la sociedad que esta a tu alrededor, acerca del cómo debo de ser como “hombre” sin importar el ¿por qué?. Lo cual continuó con el ejemplo del progenitor:

-Usted mijo, va a ser un cabrón como su padre ¡ehh!.

“De pronto, alzo la vista para verlo por primera vez, y de principio hasta lo rechazas por ser así”.

-No se deje de nadie y menos de las viejas.

“Ojalá esto incluyera a las madres”.

-¿Por qué llora, eso solo lo hacen las mujeres.

“¿Ton’s como le hago, si me dolió?”.

-El hombre es hombre, donde quiera.

“¿Haber explícame eso?”.

-La mujer es para el hombre, así que dómela.

“¿En verdad serán tan salvajes?”.

Que decir de nuestra madre, la cual comenta:

-El hombre llega hasta donde la mujer quiere.

“Pero sí yo no quiero con esa mujer, ¿cómo le hago?.

-Recuerda hijo, que todas las mujeres son unas putas, menos tu mamá y tus hermanas.

“Esto está canijo, ya que en todos los hogares dicen lo mismo, entonces ¿dónde están las qué son?”.

-¡Recuerde! Usted es el hombre de esta casa.

“Por lo tanto, tuve que corregir a mis hermanas”.

-Tú mujer tiene que hacer todo lo que le digas.

“Esto incluye ¿sexo?”.

-Para tú mujer, tienes que ser el rey.

“Será el de chocolate; como decía Crí Crí”. 

-Las viejas que hablan mucho, que sean liberales y regegas no te convienen, mijo.

“Es decir, que no sean como tú madre”.

-Cuándo seas casado tu vas a ser el que trae el dinero a la casa, por lo tanto ¡ella te tiene que atender y obedecerte en todo!, ¡lo escuchas!.

“Y ¿cómo le hago cuando ella también trabaja?”.

-La mujer de uno, siempre tiene que ser mas joven.

“Pero ¿no que el amor no tiene edad?”

-Te tienes que casar con una mujer virgen, en caso de que no lo sea, tómala como a una cualquiera.

“Ahora en día hay mas del segundo estilo y además me gustan”.

-Ninguna vieja te va querer tanto como tú madre.

“Cuando la neta… eso es bueno porque no buscas otra mamá”.

-Tú mujer solo debe dedicarse a su casa y sus hijos.

“Y al marido ¿no? ya que noto que les queda mucho tiempo y lo desperdician viendo telenovelas”.

Con esto me puedo dar cuenta de lo complicado que es crecer, aunque eso no es todo, ya que continuas tu camino en donde habrías tenido que ir, a la escuela, lo cual aumentaría la convivencia entre hombres y mujeres y ahí pondría en práctica algunos de los consejos de casa y además aprenderías otros; gracias a mis amigos y compañeros, al principio nos dividíamos en dos grandes grupos, como el club de Toby y Mafalda,  “pareciera ser que nuestro único canal de comunicación sería el de una rivalidad manifiesta entre ambos sexos, a través de las actividades que cada uno realizaba”.

Nosotros nos expresábamos en todo lo rudo, fuerte, poderoso, torpe, y hasta veces violento de nuestros juegos y pobre del tipo que le gustara lo contrario, ya que lo llamábamos, patito, florecita, niñita, marica o puñal, etc.…

Mis cuates decían lo siguiente:

-Me cae que las niñas sirven para estar contando chismes y molestando a la gente.

“Creo que tienen otras funciones, pero les tienes que llevar la onda”.

-Dicen ser frágiles, pero cuando se enojan ¡como te pegan¡

“ya verán, algún día pagarán su pena”.

-No las inviten a jugar que de todo lloran.

“No creo, alguna gracia tendrán”.

Tampoco ellas se quedaban atrás y nos consideraban unos ¡torpes descerebrados llenos de flatulencias!, que se emocionaban corriendo tras un balón, a la hora del recreo.

Entre ellas también había diferencias ya que algunas compartían algunos juegos con nosotros, por ejemplo: 

-Vamos, juguemos al papá  y a la mamá, y haz de cuenta que vienes contento del trabajo a la alcoba.

Pos así, “ya cambia la cosa y hasta vas ensayando”.

-Juguemos a las atrapados.

Vale, “ya veras cuando te atrape”

 

Llegaremos a la adolescencia y ahí, como que va cambiando la cosa, ya no te disgustan tanto las niñas y menos si están creciditas, como que aquel “volumen corporal y curvilíneo, va haciendo un deleite para nuestra vista” y ya como que hasta quieres tocar para cerciorarte del asunto, donde los cuates comentaron.

-Ya viste aquella tiene lo suyo.

“Ni tanto… ya que no me tiene a mí.

-¿Qué tal besara esa niña?.

“Eso es algo que nunca lo sabrás… y menos si no te lavas los dientes”.

-¡Miren!, esa niña esta bien buena.

“¿Que sabor tendrá…?

-Dicen que ella ya lo hizo.

“¿Qué hizo…?

-Ya va siendo hora de que desquintes, así que vamos con una puta.

“¿Por qué? La que me gusta es tú hermana”.

-Vamos  a invitarlas al cine y a la mitad de la película las besamos.

“Vale, las besamos a todas, ¿no? …”

-A las chicas hay que sacarlas a bailar, eso les gusta.

“¡Ya empezamos!…, haciendo lo que a ellas les gusta para que luego no se arrepientan…”.

-¡Hay compadre!, ya se me paraguas… cada vez que veo a tú hermana.

“Aguado…, no la vayas a dejar ciega cuando lo abras”.

-Para llevarte bien con las amiguitas, hazle como que le entiendes a lo que te dicen.

“Eso se llama fingir y además su plática es interesante”.

-Esa niña es mas caliente que el sol.

“Habérmelo dicho… ahora que tengo frio”.

-Cuando beses  a una chica succiónala como aspiradora.

“¡No!…, ¿qué tal si me trago lo que desayunó?”.

Mis amigas pubertas también andaban en el mismo canal de “ver lo simpáticos y galantes que éramos”, sin en cambio, todo estaba bien mientras no habláramos, ya que ellas se burlaban de nuestros temas de deportes y caricaturas, algunas los preferirían mas maduritos, por eso del que dizque más interesantes, ojala esto no tenga nada que ver con su falta de figura paterna que Freud auguraba, pero en fin también tenían lo suyo y así lo dirían:  

-Manita, ya lo hiciste con condón”

“¿Con Don quién?… manita.

-Mira ese niño sí, me lo ando tirando, lastima que no se fija en mí.

“Babosos que somos los hombres… y nos íbamos a jugar maquinitas y  futbol” .

-Lo que le falta a ese cuate es ser mas aguerrido y peleonero.

“¡Resulta! Ser así te daba más pegue.

“Con lo cual comprendo que les agrada eso de la violencia intra-familiar ¿quien las entiende?””.

-Vamonos al parque de la olla – para hacer un buen caldo-.

“¿Qué raro… no? pero sí gustas yo llevo la verdura y tú el pollito”.

-¡Hazme sentir mujer¡.

“¿No lo eres?… ¡No me asustes!”.

-A ese sí lo invito por que me paga todo.

“¿Interesadas?, ¿No?, Lástima para los que no les dan domingo”. 

-Tan solo sí fuera mas detallista lo querría más.

“…Siento… que esta bola de boliche, le va gustar de cumpleaños”.

-¿Cómo hacer qué se olvide un momento de su música y piense en mí?.

“Eso era difícil ya que en aquellos años todas las rolas me prendían y me aburría que mi chica no se las sabia”. 

-¿Por qué, me fije en ese baboso?.

“Umhh… ¿me hablas?, Shiuuh.

-Mi chico sí me quiere ya que me complace en todo.

“Ya vez, uno que conoce de psicología femenina”.

Ya vendrá el momento donde entre tanto querer y ser querido por ellas, harás lo que la sociedad y religión te propone que realices, “casarte”… ya que es la única forma legal de estar juntos y sin bronca con los padres y los suegros “diciéndote”: “…es hora de convertirse en un hombre de hogar y principios”, hablando de “principios, valores humanos e ideología de género”… analizo nuevamente qué tenemos como hombres. Hombres hechos por la mujer y para ella vivimos y servimos, ¿Será el machismo un mal necesario?…

Con el cual se mantiene cierta homeostasis o mas bien habrá momentos y personas que compartan todo este imaginario de lo que es ser un hombre.

Lo que bien es cierto es que cada quien la vive de diferentes maneras y que probablemente ¿en algunas encuadre?… Pasando a tumbos o con facilidad sus relaciones interpersonales, mejorando o actuando en sus juicios y actitudes por el simple hecho de ser aceptado en su medio.

Siendo parte de nuestra sexualidad el ser varones desde el nacimiento, mantendremos implícito nuestro género toda la vida y contrastaremos todos o algunos de estos mensajes, de lo que “creen que debemos de ser o hacer”, a lo cual tendremos que tener siempre en cuenta lo siguiente: “buscar ser auténticos dentro de lo común”, “amorosos y responsables, de nuestros actos” y que “nada nos exime de nuestra responsabilidad”… Cuando ya pasamos la edad de votar y ser votados.

“En fin… cada quien será el hombre que quiera ser”.

Qué es el VIH SIDA

Introducción VIH significa virus de la inmunodeficiencia humana. Éste daña el sistema inmunitario mediante la destrucción de los glóbulos blancos que combaten las infecciones. Esto

Leer más »

Nuestros artículos

A propósito de las nuevas masculinidades. MONÓLOGO AL HOMBRE. ψ. Victor Lennin Morales Navarro. Tabasco, México 2005. la-buenarelacion@hotmail.com Ahora que reflexiono sobre ¿qué es ser

Leer más »

Poemas

Un poco de poesía LORY ANGELES Psicoanalista Estás ahí, con tu mirada tu voz y tu presencia. Transformando la atmósfera, combinando los perfumes, desapareciendo el

Leer más »

Lecturas diversas

TEXTO PENDIENTE Querida señora.   Marco Antonio Aragón Arias.   Le digo querida porque, aun cuando nunca nos hemos tratado, ya le tengo cariño. Le

Leer más »

Una mirada al interior

Fuego y bronce: Hacia una estética del Infierno en torno a Dante y Rodin.
Mtro. Oliver Gustavo Navarrete Silva
Filósofo y Psicoanalista.

A modo de introducción:
Desde la antigüedad, el mito ha conformado parte esencial en las creencias del hombre, su vivencia cotidiana y su referente a la trascendencia tuvieron su punto de partida en el deseo de dar respuestas a ciertas interrogantes, sobre aquello que le era –por así decirlo- invisible pero que manifestaba cierta curiosidad, como lo fuera la pregunta por lo creado o lo que está más allá después de la muerte.
Como bien sabemos, distintas culturas alrededor del mundo han hecho uso de este recurso, pareciera que muy a su estilo de cada cultura, se recreaban esas interrogantes conformando deidades o figuras personificadas que respondían a los sucesos de la vida de cada persona .
Occidente tuvo en este sentido, su punto de partida en la cultura griega, sobre todo en el saber filosófico, pues consideramos que, en efecto, la filosofía tiene su principio con los pensadores griegos; el mismo Platón hacía uso de este recurso alegórico en sus famosos escritos denominados Diálogos, recordemos el más común que es el de Mito de La Caverna, o por ejemplo el mito de La Auriga también denominado Carro alado.
No obstante, la mitología no solo tiene su nombre propio como concepto, etimología o práctica cultural, también lo tiene como herramienta del saber, reiteramos lo que se mencionaba anteriormente, cada cultura ha hecho expresa su necesidad de responderse a dichas interrogantes metafísicas y cada cultura ha conformado sus propios escenarios, lo cual profundiza en el mito su manifestación con respecto a la infinitud, por ello, Lluis Duch considera que el mito es inseparable al logos, es decir, a la razón, pues se manifiesta como modo de conocimiento.
Ahora bien, el mito ha sido al mismo tiempo un instrumento eficaz para los artistas , se han plasmado desde la escritura hasta la pintura los retratos, según cada estilo artístico, de aquellas figuras protagónicas de los relatos míticos, y en ocasiones ha logrado entablar un diálogo entre lo metafórico y lo real, con la pretensión de generar una narrativa estética, dicho de otro modo, para sublimar las cuestionas más profundas, y así, poder sortear sus abismos.

Leer más »